NoticiasSustentabilidad

El Amazonas y un incendio que ya supera los 30 días

By 23/12/2019 febrero 17th, 2020 No Comments
El pasado 21 de Agosto, las personas se alzaron y comenzaron a difundir fotos y noticias sobre lo que estaba sucediendo en la Selva Amazónica. Un hecho que aún no había sido comentado en ningún medio masivo tradicional, solamente medios independientes, influencers y personajes reconocidos, alertaron sobre los incendios, principalmente en las redes sociales.
¿Cómo comenzó esta catástrofe?

El fuego que comenzó como una práctica habitual de la agricultura se propagó incontrolablemente destruyendo el pulmón de nuestro planeta, arrasando a su paso zonas deshabitadas y también regiones urbanizadas.
Mucho se dice sobre las causas de esta catástrofe, pero al realidad es una: «El alarmante aumento de los incendios en la Amazonía brasileña se debe en gran parte al avance de la deforestación y no a la temporada seca, como sostiene el gobierno de Jair Bolsonaro, explica Paulo Moutinho, investigador del IPAM, una organismo de investigación amazónico.

Para Moutinho, la deforestación explica la mayor parte de los incendios. Históricamente, (los incendios) están ligados al avance de la deforestación, combinada con períodos de temporada seca intensa. Pero en este año 2019 no tenemos una sequía tan severa como la de los años anteriores y hay un aumento sustancial de los incendios.
Así que todo indica que la temporada seca no es ni mucho menos el factor predominante. Si hubiera habido más sequía, habría sido mucho peor.

La liberación de dióxido de carbono y el problema que esto significa para nuestro planeta.

Todos sabemos que los árboles son los encargados de absorber el dióxido de carbono (C02) atmosférico junto con elementos en suelos y aire para convertirlos en madera que contiene carbono y forma parte de troncos y ramas.
La cantidad de C02 que el árbol captura durante un año, consiste sólo en el pequeño incremento anual que se presenta en la biomasa del árbol (madera) multiplicado por la biomasa del árbol que contiene carbono.
Una tonelada de carbono en la madera de un árbol ó de un bosque, equivale a 3.5 toneladas aprox. de C02 atmosférico. Una tonelada de madera con 45% de carbono contiene 450 Kg. de carbono y 1575 Kg. de C02. Árboles maduros, plantados a distancia de 5 metros forman bosque de 400 árboles por hectárea. Si cada árbol contiene 300 Kg. de carbono, y 42% de la madera del árbol es carbono, esto significaría que cada árbol pesa 714 Kg. En este caso, la captura de carbono sería de 120 toneladas por hectárea (400 x 714 x 42%).

Una parte de la selva en Apui, estado de Amazonas, quedó cubierta de cenizas

Aproximadamente 42% a 50% de la biomasa de un árbol (materia seca) es carbono. Hay una captura de carbono neta, únicamente mientras el árbol se desarrolla para alcanzar madurez. Cuando el árbol muere, emite la misma cantidad de carbono que capturó. Un bosque en plena madurez aporta finalmente la misma cantidad de carbono que captura. Lo primordial es cuánto carbono captura el árbol durante toda su vida.

El dióxido de carbono atmosféricos absorbido por los árboles mediante la fotosíntesis, y es almacenado en forma materia orgánica (biomasa-madera). El C02 regresa a la atmósfera mediante la respiración de los árboles y las plantas, y por descomposición de la materia orgánica muerta en los suelos (oxidación).

Por esto, es importante insistir con que la captura de carbono en bosques y suelos es reversible. El carbono que tomó muchos años (décadas) para ser capturado podría quedar liberado en la atmósfera, debido a incendios forestales; manejo inadecuado de los bosques; cambios en los usos de suelo; plagas y enfermedades vegetales; y por efectos del calentamiento global. De tal manera, el C02 regresaría a la atmósfera empeorando la situación actual que afecta negativamente las condiciones climáticas, la salud humana y la vida en el planeta. ¿Se entiende dónde está el problema?

Sin lugar a dudas, a la hora de evaluar el impacto negativo que generan estos incendios al medio ambiente, debemos analizar algunos números.
El promedio mundial de emisiones de C02 en 2001 fue 3.9 toneladas por persona según el Banco Mundial. En aquel entonces se necesitaban 1.5 ha. por persona, plantadas con árboles en desarrollo en regiones sin forestación para compensar las emisiones de C02 per cápita. Y 9,000 millones de hectáreas para compensar temporalmente las emisiones de los 6,000 millones de habitantes en el mundo. Sin embargo, esto sería insuficiente, porque la población y las emisiones de C02 aumentan diariamente.
Tal es así que según las indicaciones del grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático (IPCC), actualmente (2019) la media anual mundial por persona es de alrededor de 6 toneladas de emisiones de CO2. Un aumento realmente notorio y alarmante. ¿Sorprendente cifra no?
Claro, no todos podemos pagar un avión hidrante como Messi, pero tenemos otras alternativas que sí están a nuestro alcance.

¿Qué cambio importante puedo hacer por el medio ambiente?

La plantación de árboles beneficia enormemente el medio ambiente, pero no resuelve el problema de calentamiento global que, en parte, es causa de la deforestación. Se requiere modificar nuestros patrones de vida y de consumo relacionados con la energía y las emisiones de CO2 (gas de efecto invernadero) para estar en posibilidad de mitigar los efectos del calentamiento global. Es hora de optar por energías renovables que disminuyen nuestra huella de carbono, como por ejemplo: la energía solar.
La instalación de solamente 1 Termotanque Solar en una casa promedio de 4 personas equivale a absorber la misma cantidad de CO2 que una selva de 5.000 m2. Imaginemos este impacto si toda la sociedad, gente, gobierno y empresas decidieran también formar parte de este compromiso ambiental.
¿Todavía te quedan dudas de qué inversión hacer por tu planeta? Animate a la energía solar, y elegí la asesoría de ingenieros especializados.

SABER MÁS SOBRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL

QUIERO UN TERMOTANQUE SOLAR

AÚN NO ESTOY SEGURO

Leave a Reply

×